Chocolate con churros por Madrid en Segway

¿Cansado tras un viaje en Segway? Para a por un chocolate con churros

Hacer turismo es maravilloso y enriquecedor, pero también resulta un poco cansado. Y aunque haciendo visitas en segway no tendrás que andar tanto y, por lo tanto, no acabarás tan agotado, la realidad es que tras un día viendo las maravillas de Madrid es normal que te apetezca parar a reponer fuerzas.

Y para tomar algo y luego continuar nuestro día de turismo con energías renovadas, nada mejor que un buen chocolate con churros. Esta dualidad es todo un clásico de la gastronomía de nuestro país, y en la capital hay varios lugares donde tomarlos con solera y tradición. Si quieres probar los mejores churros de Madrid, sigue leyendo porque vamos a darte algunas buenas ideas.

Primera parada indispensable en esta ruta en segway por Madrid

Para empezar contamos con la chocolatería San Ginés, todo un indispensable en cualquier visita que se precie a la capital. Situada en la calle Arenal, a un paso de la Puerta del Sol, cuenta con más de 100 años de historia, y por ella han pasado todo tipo de personajes populares. Si te decides a darte una vuelta por esta chocolatería, seguro que te gusta mirar en sus paredes las fotos de personajes importantes de nuestra cultura y nuestra historia que han pasado por allí.

Otra opción muy cercana a esta es la chocolatería Los Artesanos, en marcha desde 1902, y que además de ser famosa por sus churros también lo es por sus flores y pestiños. Ideal si buscas una merienda con más opciones.

Esta combinación entre lo tradicional y lo moderno te conquistará

En la plaza de Jacinto Benavente encontramos la churrería Maestro Churrero, que destaca especialmente por sus churros de siete colores y por combinar la tradición por opciones más modernas para ganarse al público con ansias de novedad.

Cerca de Callao nos encontramos con la Chocolatería Valor, en la que la variedad no se encuentra en los churros sino en el chocolate, del que podremos encontrar 14 tipos diferentes. Aunque la citada de Callao, con su peculiar y llamativa fachada verde, es la más conocida, hay varias sucursales repartidas por la capital, de manera que siempre podamos disfrutar de una merienda de lujo. Sus churros son en forma de porras finas, y su chocolate espeso para un mayor disfrute.

En Bravo Murillo nos encontramos con La Antigua Churrería, que mantiene la tradición de un pequeño puesto familiar de principios del siglo XX, aunque el local es un poco más moderno, ya que no se puso en marcha hasta 2004. Además del del centro, cuentan con 5 locales más en la capital.

Artículos relacionados:

Un domingo de segway en Madrid

Tour de los misterios de la Casa de Campo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *