Preguntas frecuentes sobre Segway

Preguntas frecuentes sobre Segway

Seguro que te apetece echar un vistazo a estas Preguntas frecuentes sobre Segway.
Madrid y Segway son dos palabras que casan bastante bien, forman una unión que posee una fuerza especial. Nosotros lo demostramos cada dia en nuestros tours en Segway.

Todos nuestros tours son en español y en ingles pero además a petición del cliente podemos hacerlos cualquier otro idioma (francés, italiano, portugués, holandés…)

Las opciones de los tours son muy variopintas, en el recorrido y también en la duración de este, de 150€ hasta los precios de oferta last minute con los que te puedes beneficiar, especialmente en la temporada baja (diciembre-marzo).

Recorremos casi cualquier ruta que nuestros clientes quieran realizar pudiendo incluso configurar tu propia ruta. por lo general son destinos ineludibles el Templo de Debod, la Plaza Mayor, el Palacio Real y la Plaza de Oriente, todo el Madrid del centro histórico, el Madrid de los Austrias y el Barrio de las Letras y el Paseo del Arte.

Estamos siempre disponibles los 365 dias del año, de 9 a 22 hrs.

Planificamos tu evento, tu despedida, tu cumpleaños o celebración especial si quieres una gimkana temática o simplemente “pídenos lo imposible”.

Añade un tour en segway a tu lista de dceseos y zigzagea por la ciudad mientras te contamos curiosidades y hechos históricos sobre Madrid.

Lo primero será un briefing sobre el manejo del segway y algunos imperativos sobre seguridad. No se procederá al inicio del tour hasta que todos los participantes estén adecuadamente preparados y hayan desarrollado las habilidades básicas para poder realizar con total seguridad la RUTA por el centro histórico de la ciudad.

Se aconseja vestir ropa confortable y zapatos con suela antideslizante.

Sabemos que pueden surgir multitud de cuestiones en cuanto a la planificación de tu actividad, no dudes en pedir orientación o consejo mediante nuestra pagina de contacto para más detalles.

Nuestro meeting point es uno de los aspectos que nos separan de nuestros competidores, las salidas se realizan en la plaza de la Ópera de Madrid frente al TEATRO REAL, no transitamos en ningún caso por callles atestadas de trafico y gente nada mas comenzar el tour, si acaso la habilidad de los participantes lo permite podemos tras un periodo de experiencia del segway adentrarnos por itinerarios mas complicados, por lo general sólo transitamos calles peatonales del centro de Madrid haciendo así mas cómoda, divertida y segura la actividad.

No existen tours en segway similares a los nuestros por Madrid Centro, tanto en la ejecución como en el diseño y con tan variadas opciones en el precio.

Aceptamos tarjetas de Crédito, Visa, Master-Card y Maestro.

Ponemos a disposición de nuestros clientes cascos protectores. A continuación un pequeño articulo sobre el Teatro Real, uno de los sitios que visitamos en nuestros tours

Teatro Real de Madrid

El Teatro Real es el teatro de la ópera de Madrid y está considerado uno de los más importantes de España y de Europa, siendo destacable la presencia habitual de la Familia Real Española en sus representaciones. Está situado en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real, y es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

Construcción e inauguración

Reina Isabel II

Isabel II, que inauguró el Teatro Real en 1850.

El rey Fernando VII promovió la construcción en Madrid de un teatro de ópera incluido dentro del proyecto de remodelación de la Plaza de Oriente. Para ello, se ordenó la demolición del antiguo Teatro de los Caños del Peral. El proyecto se encargó al arquitecto Antonio López Aguado que diseñó un edificio con forma hexagonal irregular, cuya fachada principal miraría a la Plaza de Oriente y la otra, de menor empaque, recaería sobre la actual Plaza de Isabel II. La escasez de fondos de la Casa Realimpidió que las obras comenzaran antes de 1830. A la muerte del arquitecto, el proyecto fue asumido por Custodio Teodoro Moreno. Tras la subida al trono de la reina Isabel II, numerosos acontecimientos políticos y burocráticos paralizaron la ejecución del proyecto, hasta que el 7 de mayo de 1850, por medio de una Real Orden, se impulsaron las obras del Teatro, exigiendo su finalización en un plazo de seis meses.

En la decoración interior trabajaron los artistas y decoradores más importantes de la época como Rafael Tejeo, Eugenio Lucas, que pintó los techos, o Humanité-René Philastre, que diseñó el telón de boca. Aparte del coso teatral, con capacidad para 2.800 espectadores, había dos salones de baile, tres salones de descanso, una confitería, un café, un tocador y un guardarropa. Todas estas comodidades se habían copiado de grandes teatros europeos como el San Carlo de Nápoles o La Scala de Milán.

El Teatro se inauguró el 19 de noviembre de 1850, coincidiendo con la onomástica de la soberana. La obra elegida para el estreno fue fue la ópera La favorita de Gaetano Donizetti y actuaron artistas de renombre, como la contralto Marietta Alboni, la soprano Erminia Frezzolini o el director de orquesta Michele Rachele.

La historia del teatro

Primeras temporadas

Verdi, muy apreciado por el público del Teatro Real, al que acudió para estrenar La forza del destino.

Tras las pérdidas que ocasionó la primera temporada, y debido al enorme coste que tenía una representación, en torno a 1.200.000 reales y a las deudas por su construcción, el Gobierno decidió trasladar la gestión del teatro a manos privadas, mediante concesión. Durante los años sucesivos se fueron alternando diferentes empresarios privados, que solían abandonar la gestión tras sufrir enormes pérdidas. El primero fue el conocido libretista y compositor italiano Temistocle Solera. La segunda temporada se inició con la representación de Los mártires, de Donizetti. Fue una temporada breve con tan solo 69 representaciones, con gran éxito entre la aristocracia madrileña que disfrutaba con la asistencia a la ópera como la alta sociedad parisina.

Estas primeras temporadas las dominaron las óperas de Donizetti y Bellini, con presencia también deRossini y Verdi, que pronto se convirtió en el compositor favorito del público madrileño. La visita de Verdi al teatro, con motivo del estreno en España de su obra La forza del destino en 1863, fue todo un acontecimiento social en el Madrid de la época. A pesar de que, por contrato, los empresarios estaban obligados a presentar al menos una obra de autor español en cada temporada, normalmente se evitaba el cumplimiento de este compromiso. La primera representación de una ópera española fue el 26 de abrilde 1854, con Ildegonda, de Emilio Arrieta.

Cada uno de los ciclos tenía un promedio de 120 representaciones, la mayoría óperas, ballets yconciertos. La plantilla del teatro ascendía a 447 empleados, más los artistas que participasen en las obras concretas. Como anécdota, el joven Emilio Castelar realizó su primer gran discurso desde uno de los palcos de este teatro, en 1854.

La historia prestigiosa del Real

Los años de esplendor del Teatro Real se iniciaron en el último cuarto del siglo XIX. Se presentaron en el Teatro las voces más prestigiosas del panorama europeo, como Adela Borghi, Adelina Patti, Giulia Grisi, Christina Nilsson, Luisa Tetrazzini, Mattia Battistini,Gaetano Fraschini, Julián Gayarre, Mario de Candia, Angelo Masini, Francesco Tamagno o Enrico Tamberlick. Se produjeron representaciones memorables, como la del 23 de diciembre de 1880, en la que Patti y Gayarre cantaron Lucia di Lammermoor, de Donizetti. El propio Gayarre protagonizó uno de los episodios históricos del teatro al manifestar durante una representación de Los pescadores de perlas, en diciembre de 1889, los primeros síntomas de la pulmonía que le llevaría a la muerte un mes más tarde.

En 1876 se representó por primera vez en el Teatro una ópera de Wagner, Rienzi, aún lejos del gran éxito que tendrían sus composiciones en este teatro quince años más tarde. En esta etapa, grandes compositores españoles como Tomás Bretón, Ruperto Chapí o Emilio Serrano pudieron ver sus obras representadas en el Real.

El Real en el siglo XX

Nijinsky La Fuerza del Destino

Nijinsky (aquí, en una imagen de 1911) actuó en el Teatro Real poco antes de retirarse.

En el primer cuarto del siglo XX destacó la presencia en el Real de grandes cantantes españoles, comoMaría Barrientos, Ofelia Nieto, Ángeles Ottein, María Gay, Miguel Fleta, Hipólito Lázaro o Francisco Viñas. También las grandes figuras líricas extranjeras (Rosina Storchio, Gabriella Besanzoni, Tito Schipa, Titta Ruffo, Giuseppe Anselmi, Giacomo Lauri-Volpi…). Dominaban el repertorio las óperas dePuccini (ToscaLa Bohème) y Wagner (Lohengrin o La valquiria). La Filarmónica de Berlín dio conciertos en el teatro, dirigida por Arthur Nikisch, en 1901 y Richard Strauss, en 1908.

A partir de entonces, el teatro sufrió poco a poco un enorme declive, ya que a pesar de la representación de grandes óperas y la dirección de habilidosos conservadores como Andrés Coello, las crisis económico-políticas y diversos factores (incendio del teatro en 1867) causaron su ruina. Pero se volvió a levantar durante años un sólido proyecto en el que Rafael Calleja Gómez y Luis París son participes, las mejores óperas de Europa fueron traducidas y estrenadas gracias a José María Alvira, el maestro de su academia, y otros maestros y el coliseo gozó de momentos de gloria, como cuando vio pasar por su escenario al gran bailarín Nijinsky, en la que sería una de sus últimas actuaciones, en 1917, o como cuando Igor Stravinski dirigió en persona su ballet Petrushka, en el año 1921, ambos integrados en la compañía de los Ballets Rusos de Sergéi Diágilev, que visitaron el teatro varias veces, con gran éxito.

El 6 de noviembre de 1925, el Teatro Real se cerró por Real Decreto, ya que corría el peligro de derrumbarse debido a las obras del Metro que se hacían en sus inmediaciones, suspendiéndose la nueva temporada que estaba a punto de iniciarse.1

Reapertura como sala de conciertos

A pesar del cierre del teatro en 1925, el gobierno siempre barajó la posibilidad de remodelarlo y volverlo a abrir, creando numerosos proyectos como el que se encargó al arquitecto Antonio Flórez Urdapilleta, quien planteó una remodelación faraónica del edificio. Sin embargo, las dificultades económicas impidieron la realización de estos proyectos, que se quedaron en simples restauraciones. El teatro permaneció cerrado, y la falta de uso, y algunos incidentes, como la explosión de un polvorín que se había instalado en su interior, al final de la Guerra Civil, lo condujeron a un estado casi ruinoso.

Tras la guerra, se planteó seriamente la demolición del edificio, mientras que la Fundación Juan March promovió la construcción de un nuevo teatro de ópera en el Paseo de la Castellana (proyecto que no llegó a hacerse realidad). Simultáneamente, se planteó la remodelación del Real como sala de conciertos, para servir de sede a la Orquesta Nacional, y como “salón de actos del Ministerio de Educación”.1 El proyecto se encargó al arquitecto José Manuel González Valcárcel, y la reapertura se produjo en 1966, incluyendo en el edificio las instalaciones del Conservatorio de Música. Para este evento, se realizó un concierto de la Orquesta Nacional (dirigida porRafael Frühbeck de Burgos) y el Orfeón Donostiarra al que asistieron el Jefe del Estado Francisco Franco, los príncipes Juan Carlos ySofía, la Reina de Grecia y su hija Irene. Desde esa fecha hasta 1988 (con la apertura del Auditorio Nacional) fue la única sala de conciertos de Madrid. En 1969 acogió el XIV Festival de Eurovisión con un decorado diseñado por Salvador Dalí.

El Nuevo Teatro Real

Teatro Real de Madrid

Fachada este del Teatro Real, vista desde la Plaza de Isabel II. Como se ve desde el lugar en que comienzan nuestros tours.

Vista aerea del Teatro Real de Madrid

Vista aérea del Teatro Real.

De 1991 a 1997, los arquitectos José Manuel González Valcárcel y Francisco Rodríguez de Partearroyo llevaron a cabo las obras para la reconversión del Teatro en una sala operística. Se reformó el escenario mediante la instalación de una compleja y moderna maquinaria que permite el movimiento vertical de las 18 plataformas del suelo, que pueden descender a 24 metros de profundidad, donde se sitúa el nivel de montaje de escenografías. El escenario resultante posee una superficie de 1.430 metros cuadrados, de los que son escénicamente útiles unos 1.100, con una embocadura hacia la sala de 18 x 14 metros. Además, se redecoraron todos los espacios del edificio, incluyendo las salas de la segunda planta, accesible íntegramente al público asistente a los espectáculos. Para la Sala Principal se mantuvo la estructura, de estilo italiano, y se recuperó la decoración original de 1850. El aforo máximo es de 1.746 localidades.

El Teatro abrió de nuevo sus puertas el 11 de octubre de 1997, en una función de gala presidida por los Reyes de España, en la que se representaron dos obras de Manuel de Falla: el ballet El sombrero de tres picos (con los decorados y figurines originales de Pablo Picasso) y la ópera La vida breve, puesta en escena por Francisco Nieva. Ambas fueron dirigidas por el nuevo director musical del Teatro, Luis Antonio García Navarro.

El teatro dispone, en el mismo edificio, de salas de ensayo acondicionadas para la orquesta, el coro y el cuerpo de baile, así como una sala de ensayos de escena de las mismas dimensiones del escenario principal. Los artistas cuentan con varias salas de ensayo individuales. También contiene talleres de sastrería, peluquería, caracterización, utilería y montaje de escenografías. El público dispone de restaurante, cafetería, sala de proyecciones y tienda. En 2007 se inauguró la Sala Gayarre, con 190 localidades, que se utiliza para diversas actividades complementarias, como conciertos y representaciones de ópera de cámara, recitales, actividades pedagógicas, conferencias, coloquios, cursos y proyecciones.

Hoy en día el Real es uno de los principales teatros operísticos de Europa, cuyas temporadas acogen magníficas producciones en las que participan primeras figuras internacionales del canto, la dirección musical, la dirección de escena y la danza. Entre los mayores éxitos de esta etapa destacan los protagonizados por los tenores Juan Diego Flórez, Aquiles Machado o José Bros, los barítonos José van Dam, Leo Nucci o Carlos Álvarez, los bajos Ruggero Raimondi o Matti Salminen, las sopranos María Bayo, Inva Mula, Cecilia Bartoli, Daniela Dessì, Norah Amsellem, Deborah Polaski, Nina Stemme, Violeta Urmana o Edita Gruberova, los directores Mstislav Rostropovich, Daniel Barenboim, Claudio Abbado, Valeri Gergiev o Semyon Bychkov y los directores de escena Giancarlo del Monaco,Pier Luigi Pizzi, Hugo de Ana, Peter Sellars o Robert Carsen. Particularmente bien acogidas han sido las apariciones del tenor madrileño Plácido Domingo, quien en una de ellas, la representación de la ópera de Verdi Simon Boccanegra, cosechó 25 minutos de aplausos por parte del público.

Como dato curioso, cabe señalar que la única compositora que ha estrenado una ópera en el Real ha sido Pilar Jurado, el día 11 de febrero de 2011, con su obra La página en blanco.

Desde su reapertura como teatro de ópera, la orquesta titular es la Sinfónica de Madrid.

Actualmente, el Teatro Real acoge unas 180 funciones de ópera y ballet por temporada, además de un amplio programa de conciertos, recitales y otras actividades. El Proyecto Pedagógico, en colaboración con otros teatros madrileños presenta diferentes espectáculos relacionados con el mundo de la ópera, adaptados para niños de diferentes edades, a los que asisten centros educativos de toda España. El teatro se puede visitar diariamente, en un recorrido guiado por voluntarios de la Asociación de Amigos de la Ópera de Madrid.

En julio de 2011, con motivo del montaje de la ópera de Olivier Messiaen San Francisco de Asís, se ofrecieron por primera vez representaciones de abono de la temporada de ópera del Teatro Real fuera del edificio de la Plaza de Oriente. En este caso, las representaciones tuvieron lugar en el Madrid Arena. Al inicio de la siguiente temporada, en septiembre de 2011, se produjo la primera salida de toda la compañía del Teatro Real, invitada a actuar en un teatro de ópera fuera de España, concretamente en el Teatro Bolshoi, de Moscú, con la producción de la ópera de Kurt Weill Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *